Pregunta: Tengo 33 años. Académicamente he logrado lo que he deseado. Profesionalmente siempre termino encontrando el mismo jefe con otro cuerpo que no valora mi trabajo y me despide o decido irme. Ninguna relación de pareja me ha funcionado y curiosamente terminan al mismo tiempo que termina mi relación laboral.
Me casé y me separé a los 6 meses. Fui madre a los 16. Me cuesta socializar en cualquier espacio. Tengo pocos amigos pero los que tengo han sido duraderos, y por muchos años con una excelente relación. Siguiendo tu página he descubierto que avanzo y aprendo más en mi trabajo conmigo misma cuando conecto con la pregunta. ¿Cómo y en dónde puedo encontrar la pregunta correcta para no gastar tiempo analizando lo que no me lleva a una respuesta de aprendizaje? Tu preguntas aquello que obliga a pensar y dar con la respuesta correcta —no la que siempre me doy. En este caso: ¿Tiene usted alguna pregunta?

Bevione: Una buena pregunta para empezar a discernir entre lo que realmente es importante en mi vida o lo que realmente va a sumarme y lo que no promete sumarme es: ¿Qué necesito? Y de hecho se le puede agregar qué es lo que realmente necesito.
Cada vez que hay algún tipo de situación que me quita la paz, la pregunta que me hago es: ¿Qué necesito?, ¿Qué es lo que realmente necesito? De esa manera, comienzo a ponerme en primer lugar y a saber lo que necesito, lo que después se lo voy a pedir a otro o lo voy a poner en forma de expectativa o voy a terminar usándolo como razón para sufrir. Pero cuando tengo claro lo que necesito, atiendo eso y eso se vuelve prioridad. Además, nadie sabe mejor que yo lo que necesito. Entonces…¿qué necesito?.

P: Hace poco leí en tu post sobre la enfermedad, que dice que las enfermedades son mensajes de la vida cuando estamos mirando hacia otro lado. ¿Cómo identificar hacia dónde se debe mirar?

B: La enfermedad es una manera en que nuestra vida nos detiene para que miremos algo que no estábamos mirando.

P: Mi hija ha tenido dos operaciones de columna. Mi papá tiene cáncer. Mi hermano casi se infartó. La enfermedad llegó para casi todos en forma diferente.

B: En estos casos, una pregunta útil podría ser: Si no estuviera enfermo, ¿qué estaría haciendo? Si esto no estuviera pasando, ¿qué estaría haciendo?. Porque generalmente usamos la enfermedad como una excusa para no seguir haciendo algo o para abrir espacio para que podamos hacer otra cosa. Es decir, usamos la enfermedad para distraernos y no asumir la responsabilidad de hacer algo que en definitiva nos va a hacer mucho más felices, pero tememos.
¿Qué es lo que la enfermedad me impide hacer?. Esta es una pregunta que nos va a llevar poquito a poquito a descubrir por qué nos enfermamos o ¿para qué?
¿Qué es lo que la enfermedad me impide hacer?. Es decir, si no estuviera enfermo qué estaría haciendo. Eso va a darte una pista. A cada uno individualmente porque, incluso, aunque tengamos la misma enfermedad no siempre nos enfermamos por las mismas razones.