4-pasos-conectada

  1. Busca. Un lugar tranquilo y una posición cómoda serán ideales. De pie, sentado o acostado, asegúrate de no bloquear la respiración.
  2. Respira. Inhala y exhala de la manera habitual, pero evitando las pausas entre inhalación y exhalación. Al finalizar la inhalación inmediatamente conecta con la exhalación. Creando un mecanismo donde el aire entra y sale del cuerpo, sin cortes.
  3. Repite. Hazlo por dos o tres minutos hasta que te sientas cómodo y puedas incrementar el tiempo de duración.
  4. Practica. Incorpóralo a tu rutina. Practícalo varias veces al día cuando sientas que un pensamiento o una emoción distraigan tu bienestar.